El desafío de manejar la falsa flexibilidad laboral de algunas empresas


En los últimos años no paran de crecer las políticas de permitir a los empleados mayor flexibilidad a la hora de manejar sus horarios, el lugar de trabajo y un largo etcetera que varía dependiendo de la tarea que realice la persona.

Sin embargo, debajo de estos números positivos se encuentra la realidad de que en muchas de esas empresas quien levanta la mano para decir que quiere adoptar algunos de esos beneficios es visto de mala manera por su entorno laboral.

Estigma NYT

Una nota muy interesante de The New York Times muestra, en base a distintos estudios, lo que llama el “estigma del que no se habla en el trabajo” en referencia a cómo y por qué aún se ve mal que un empleado quiera abrazar la flexibilidad ofrecida. En esto también aparecen diferencias entre sexos y clases, según el artículo.

Por ahora, según concluye la nota, más allá de lo que digan los papeles la flexibilidad real o no de una empresa depende, sobre todo, de la simpatía que tengan los jefes de área con ese tipo de opciones. Habrá que esperar y ayudar a que cada vez más mejore la situación en los hechos, no solo en los documentos de marketing laboral.

Ilustración | The New York Times

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

+ There are no comments

Add yours