Lo peor de ser freelancer, según Fran Meneses


La ilustradora chilena Fran Meneses (@FranNerd) edita el super recomendable blog FranNerd, repleto de buenas ilustraciones y consejos para quienes hacemos jomofis. Entre sus posts encontramos uno que nos recordó al de Martina de la semana pasada.

Ambas destacan todo lo positivo del trabajar en casa y ambas apuntan que (no) cobrar por el trabajo hecho es la peor parte. Mientras te recomendamos que leas todo el post “Lo más dificil de ser freelance” en el blog de Fran, acá te dejamos el extracto final que seguramente te ayudará:

Cobrar. Esa es la palabra de hoy, o mi palabra de hoy. Y ese el motivo de porqué escribo este post con el propósito de advertirles y aconsejarles. No porque soy una gran experta en el tema, si no porque ha sido una de las grandes y más desagradables sorpresas que me he llevado como independiente.Pegas he tenido muchas: empresas, particulares, gente increíble, gente mal humorada, pegas en poco tiempo, pegas con grandes plazos. Pero en todas el cobro ha sido un tema. Menos con los particulares (o gente común y corriente): como son gente como tu y yo, los pagos siempre se realizan el mismo día que se termina o a fin de mes, con un amigable y moderno depósito.

Son las empresas por lo general el problema. Y lo son, no necesariamente por la gente que trabaja en ellas, si no por sus extraños y complejos sistemas de pago: algunas pagan a 30, 60 o 90 días, algunas depositan, otras pagan por vale vista, otras por cheque.

Y particularmente, desde que soy independiente, hay dos casos que me han sacado lágrimas, canas verdes y todas esas cosas asquerosas que salen cuando uno tiene rabia y estrés.

Una fue, irónicamente, un banco. El trabajo lo hice en diciembre y me pagaron recién ¡6 meses luego de hacer el proyecto! ¿Pueden creerlo? Por lo general las grandes empresas (como bancos, transnacionales, supermercados, farmacias, malls) contratan a agencias para que hagan trabajos relacionados con diseño o publicidad. Así mismo, las agencias subcontratan ilustradores u otros empleados que la misma agencia no cuenta, para hacer trabajos en específico. Entonces, la forma en que yo me comunico con la gran empresa es sólo mediante la agencia ¿se entiende?

El problema: cuando hubo una demora en el pago del banco por mi proyecto, cometí el error de hablar con la agencia y que ellos me ayudaran a tramitar mi pago. Error. Luego de 5 meses en que nadie me supiera responder porqué mi pago no estaba listo, pedí el número y mail para hablar directamente con el encargado del banco y sorpresa: mi pago nunca fue ingresado por el banco. Mi RUT no estaba en el sistema, nunca supieron que tenían un pago pendiente conmigo y no tenían idea quién era la chica de la agencia que estaba tramitando mi pago. ¿Qué pasó?: hicieron la orden de pago y me depositaron en un mes.

Solución número 1: Los pagos SIEMPRE deben hacerlo con la empresa directamente, es la mejor forma (y la más rápida) para que te conozcan, sepan quién eres, qué proyecto hiciste y para que ningún mensaje pase por más bocas (así se evita el desagradable juego del teléfono).

Y bueno, ¿porqué lloraba hoy como una quinceañera? Porque en Mayo hice un proyecto para una empresa gigante, a manos de una agencia. Desde un principio la agencia me dio el número y mail de las personas encargadas de mi pago, cosa de yo ponerme en contacto inmediatamente.

Hace un mes y medio, me dijeron que el pago ya estaba en proceso y que el cheque debía venir a retirarlo a San Bernardo. Muy amablemente le dije a la persona encargada que yo no tengo auto y que ahora estoy particularmente con mucho trabajo, que me es imposible perder un día en ir y volver para allá en buscar el cheque. ¿Hay una solución? No. Por política de la empresa, ésta no hace depósitos ni realiza otros medios de pago, la única solución es ir para allá.

Entonces estoy en una encrucijada: estoy pobre como las ratas y no tengo tiempo de ir a buscar un cheque a San Bernardo. Cómo explicarle a la encargada que mi empresa soy sólo yo, mis gatos y una taza de café ocasional. Que no tengo un junior que pueda enviar a perder un día en un viaje así, que la secretaria soy yo, al igual que la recepcionista, la que hace el café y la que hace el aseo. Somos muchas Fran en el cuerpo de una sola.

(…)

Quizás se olvidan que uno tiene arriendo que pagar, gatos potones que alimentar y un matrimonio que organizar. Claro, no tienen porqué saber todo eso. Pero es horrible darse cuenta que no te responden mails apropósito, que llamas por teléfono y te pasan a la compañera de trabajo para no hablar contigo, porque te evitan. Y eso es lo penca: que te das cuenta.

Solución número 2: Al comenzar el proyecto, hablen con la agencia acerca de los medios de pagos y las formas de pago. Si la agencia no sabe, llama a la empresa y pregunta.

Tengo entendido que en otros países uno puede poner en el contrato “páguenme máximo a plazo de 60 días en forma de depósito electrónico” pero aquí es bien difícil modificar la burocracia y plazos de pago de grandes empresas. ¿Alguien sabe de eso?

Espero no haberlos aburrido. Suelo ser una chica positiva y alegre, pero estas cosas (junto con los perros y gatos callejeros en invierno) me ponen súper triste.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Comments

Add yours

+ Leave a Comment